h1

Gran éxito de quedada del 26 Julio

agosto 4, 2008

La vuelta nocturna al anillo ciclista de Madrid del pasado sábado fue un éxito. 12 aguerridos y aguerridas ciclistas se presentaron, a las 10 de la noche, en la estación de Aluche, bajo la atenta y curiosa mirada de los viandantes, que debían preguntarse qué narices hacía un grupo de ciclistas –pringaos, seguro pensaron- a esas horas y con esas pintas: chalecos reflectantes, cascos, luces reglamentarias y no reglamentarias, culottes de ciclista, alforjas… todo un cromo, que no resultaría tal si no fueran las 10 y media de la noche cuando salimos.Dos reclinadas, una bici remadora, un trike y una ScooterBike figuraron entre los vehículos curiosos de la noche, aparte de las 7 bicis restantes, la mayoría de montaña o híbridas y la de paseo de María Ponti.

El comienzo, por el paseo ciclista de Aluche, cuesta abajo, fue muy agradable. Pero enseguida llegó la primera cuesta, fina ella, la que conecta el barrio de Aluche con el puente que cruza hasta Casa de Campo, y ahí es donde se empezaron a poner a prueba las cualidades de cada ciclista.
El primer –y único- “accidente” tuvo lugar en Casa de Campo, cuando la pobre Aurora se despistó del grupo y, sin luces, se empeñó en tomar una cadena de cierre de paso con una cinta de línea de meta, pero la cadena pudo más y por poco nos quedamos sin Aurora. La pobre casi se desangra, lástima que la cámara no consiguió captar ningún rasguño que sirviese de testimonio… 😉
Después, nadie más estuvo a punto de matarse.

Unos metros más tarde, en el Lago de la Casa de Campo, llegó el momento cerveza. Sólo habíamos hecho ocho kilómetros, pero se agradecía una parada de avituallamiento teniendo en cuenta que no sabíamos dónde íbamos a encontrar el próximo sitio abierto y además, qué leches, el ciclismo no está reñido con tomarse una cañita. Las gracias a Luis, que invitó a todo el grupo.

Uno de los momentos más memorables fue el paso, totalmente silencioso, junto al poblado gitano que hay antes de llegar al parque del Manzanares. Íbamos todos callados como muertos, no fuera a ser que al clan le hiciésemos demasiada gracia… Ése y el paso por el túnel del terror, que da más miedo que todas las cosas, donde no ves lo que pisas y mejor así. Pero nadie resultó herido ni traumatizado sin remedio.

Inmediatamente después llegó el momento de atravesar el parque del Manzanares, y cómo no, estaba cerrado. ¿A quién se le ocurre cerrar un parque por el que transcurre un carril ciclista? Desde luego…  Tuvimos que buscar una vía alternativa y afortunadamente encontramos un tramo de carretera que llevaba a Legazpi y de ahí enlazamos sin problema hasta el Hospital 12 de octubre, donde continúa el anillo.Ahí ya se empezaba a acusar el cansancio, ¿verdad chicos? Las sonrisas se habían desvanecido y alguno que otro ya empezaba a lloriquear con el “¿cuándo llegamos?”, “¿queda mucho?”… Madre mía, si quedaba. Pues parecía poco, pero súbete tú las cuestecitas…
De los doce que empezaron, cinco terminaron el circuito completo. Las bajas se fueron sucediendo desde la mitad del recorrido y allá donde cada uno veía más fácil llegar a casa, aunque la mayoría llegó bastante cerca de completar el circuito.
Como terminamos tan tarde, tan cansados, y tan poquitos, no fuimos a desayunar chocolate con churros… Pero
queda para la próxima. Que será en septiembre.

Seguiremos informando.

Para septiembre, la 1ª Vuelta Nocturna al Anillo Verde Ciclista de Madrid.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: